Ronda Norte

Hoy sábado hemos estado en la Ronda Norte de Valencia probando el radar manual. En la imagen, algunos de los registros que hemos apuntado. La velocidad máxima permitida en la Ronda Norte es de 50 km/h. No obstante, algunos vehículos superaban con creces esa velocidad.

Anuncios

Primeras pruebas

 Hoy domingo, dos miembros del grupo de trabajo hemos salido a probar el radar manual. Nos hemos acercado hasta la Ronda Norte, hemos elegido un tramo entre dos rotondas (para poder hacer varias pasadas con el coche) y hemos comenzado a realizar las primeras pruebas: uno de nosotros ha conducido el coche a velocidades previamente acordadas (50, 60, 70 km/hora) y el otro ha ido registrando, desde la acera, las velocidades de paso del coche cada vez. Básicamente las velocidades del velocímetro del coche y las registradas por el medidor desde la acera han coincidido, por lo que estimamos que el aparato funciona bien.

Después de las mediciones en la Ronda Norte, nos hemos acercado a la Avinguda dels Tarongers: teníamos curiosidad por medir a los vehículos en dirección a la playa. Muchos de ellos superaban la velocidad máxima permitida (50 km/hora). Ha pasado una moto de gran cilindrada ocupada por su conductor y una pasajera. La pasajera nos ha visto apuntarles con el radar, pero han seguido su camino.

Aún en la Avinguda dels Tarongers, hemos seguido haciendo mediciones: a varios tranvías, a una ciclista, etc. Incluso hemos querido probar si el radar registraba las velocidades de un humano corriendo. Uno de nosotros se ha puesto a trotar por el carril-bici, pero el radar no ha captado ningún dato. En esas estábamos (un tipo apuntando con una especie de secador de pelo a otro tipo que corría a pie por el carril-bici) cuando el motero y su chica, que habían dado la vuelta, se han acercado hacia nosotros. Sin embargo, algo han debido de pensar al vernos hacer el ganso con el radar en el carril-bici y finalmente se han dado media vuelta sin cruzar palabra con nosotros. Ya me imagino a la chica diciéndole al motero: “Vámonos, Paco, que esto tiene muy mala pinta…”

La impresión sobre el radar manual, en general, es muy positiva. Es aceptablemente discreto, ligero y parece fiable (es Made in China). Ahora solo queda determinar un protocolo de mediciones y establecer un plan de trabajo (fechas, personas que realizarán las mediciones, etc.). Prepararemos unas listas con las calles y avenidas más votadas en los muros de Facebook de Valencia en Bici y Actibici Valencia y, hale, a medir. Seguiremos informando.

PS: por favor, respeta los límites de velocidad. 😉